Reseñas >> Lenguaje periodístico y comunicación >> Asturias o la fuerza de la vida

Memoria personal de la XXXI Gala del Deporte Asturiano

 

Asturias o la fuerza de la vida

 Jesús Castañón Rodríguez    (Idioma y Deporte)

 

Palabras clave: Lenguaje. Periodismo. Comunicación.

Key words: Language and jargon. Journalism.Mass media. Communication.

El 4 de marzo de 2015 pasará a mi historia personal de los buenos recuerdos, gracias a la XXXI Gala del Deporte Asturiano. Fue una gran sorpresa ver el 18 de diciembre de 2014 las noticias de la TPA con la información sobre el Trofeo Rey Pelayo, pero la entrega del mismo lo ha superado con intensa emoción.

Esa jornada de ir y venir, entre Avilés y Valladolid, se convirtió en una ocasión para unir los recuerdos de la vida a diversas canciones y tomar conciencia de que la decisión tomada el 19 de diciembre de 1981 en Gijón, ante el mar Cantábrico, mereció la pena.  Aquella idea de dedicar el tiempo de la partida a escuchar, leer, escribir o practicar deporte se transformó en una aventura extraordinaria que no hubiera sido igual sin el arranque que ha significado Asturias para mí.

Nació en Gijón. Dio sus primeros pasos al calor de la Copa del Mundo de 1982 y al alegre ritmo de las notas de Dolce vita, de Ryan Paris, que me hacía girar los pies y mover la cabeza por la playa de San Lorenzo. Allí surgió una energía especial que ayudó a soñar para vencer los momentos de nostalgia y de muerte incomprensible. Como canta Paolo Valessi en La fuerza de la vida, apareció una voluntad que desafiaba a todo desde el convencimiento más profundo y supo acompañarme siempre.

 

Escenarios para la felicidad

El deporte y Asturias han constituido un soporte de mi vida y la velada en el escenario del Teatro Palacio Valdés reunió en mi mente numerosos recuerdos.

Las vivencias en la zona materna del concejo de Pravia y la paterna cuenca minera del Caudal en el concejo de Aller supusieron el descubrimiento de la fiesta social del deporte en torno al piragüismo por el río Nalón y la explosión de alegría que despertaba el canto de cada   gol del Santiago de Aller.

Avilés fue el toque cultural que hermanó cultura, fútbol y sonrisa en la presentación del libro Humor a patadas en 2002.

Oviedo se convirtió en el lugar de difusión y reconocimiento de los momentos más destacados: la colaboración en el diario La Nueva España con la sección Palabras en juego, la participación en actividades y exposiciones con el Centro de Estudios Olímpicos de la Universidad de Oviedo, la presentación del Diccionario Terminológico del Deporte en el Auditorio Príncipe Felipe, la conferencia Términos deportivos en Asturias: juego y arte en el Real Instituto de Estudios Asturianos…

Y ante todo, Gijón, esa huella imborrable que hace del deporte una de las bellas artes. Ha sido el puerto desde el que zarpar con nuevos sentidos y energías gracias a su intensa vivencia visual del deporte mediante un estilo vital que ha proporcionado calma en la ansiedad, valor frente al temor, alivio contra el agobio, firmeza en la duda, consuelo en la tristeza...

 

Foto: Armando Álvarez.

 

Durante la entrega del Trofeo Rey Pelayo, por mi cabeza pasaban velozmente los recuerdos: el niño tumbado en el suelo que leía El Comercio en tamaño sábana y sentía fascinación por aquellas fotos en las que los porteros y los delanteros aparecían flotando en el aire en busca del balón; el adolescente que saltó de leer semanalmente el Mortadelo al As-color; el asombro ante el creativo salto de Dick Fosbury; la genialidad de Mark Spitz mientras aprendía  a nadar en la piscina del Real Grupo de Cultura Covadonga; las tardes en la Universidad Laboral jugando al tenis, al baloncesto y al fútbol con familiares y contemplando los entrenamientos del Sporting; los largos en el Club Natación Santa Olaya; el canto del Gijón del alma y el Asturias, patria querida con La Mareona en cualquier campo de España; el cruce de las emociones del encuentro Real Valladolid-Real Sporting de 1990 con las de la canción "La sirena", de Víctor Manuel, para componer el poema Romance del gol de mar; los años de colaboración en los medios de comunicación del Sporting y la participación en el libro de su centenario….

 

Grupo de premiados con el presidente del Gobierno del Principado de Asturias. Foto: José Rubiera.

Y por supuesto, una ráfaga de imágenes, fijadas en el recuerdo, con colaboraciones periodísticas entre 1988 y 2015, por orden cronológico, en Hoja del Lunes, El Correo de Asturias, La Voz de Aller, Gol Sporting, Laprorroga.com, Aúpa Sporting, La Nueva España, ¡Puxa Sporting!, Nuestrosporting.com, Gala del Deporte Asturiano, Realsporting.com, Radio Sporting, Centenariorealsporting.com y La Nueva España Digital.

 

Al otro lado del túnel

El paso por la autopista del Huerna en esa noche fría y de luna llena, iba al ritmo de Better Days, canción de Gun que indicaba que había que mantener la cabeza alta en la adversidad y morir para tener días mejores. Fue un tiempo nostálgico para el recuerdo agradecido a los ausentes que supieron creer y confiar en los inicios y en los momentos difíciles: los familiares; Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional; José Manuel Fernández, gerente del Real Sporting de Gijón; Patricio Adúriz, Cronista Oficial de Gijón; el padre Patac, director de la Biblioteca Asturiana del Colegio de la Inmaculada; Faustino Fernández Álvarez y Mauro Muñiz, periodistas asturianos que pusieron prólogos o epílogos en mis libros; José María Múgica, periodista deportivo bilbaíno; el diario ovetense El Correo de Asturias y el madrileño Diario 16; los semanarios Don Balón y Hoja del Lunes de Oviedo…

 

Ayuntamiento de Avilés. Foto: Fernando Castañón.

 

No obstante, el día debía ser para festejar que las asociaciones de la prensa deportiva empiezan a premiar la labor de las ciencias del deporte, y mostrar mi agradecimiento al Gobierno del Principado de Asturias y a la Asociación de la Prensa Deportiva del Principado de Asturias por reconocer la importancia del idioma en este ámbito.

Así que llegó el revoleo alegre con el rítmico A rodar mi vida, de Fito Páez, para convertirse en un himno hasta llegar a casa. Gracias a América, y muy especialmente a Argentina y Brasil, por su ayuda en el crecimiento digital de esta labor, por hacer que siga como eterno aprendiz treinta y cuatro años después, por proporcionarme una mirada admirativa y respetuosa hacia la variedad de las expresiones de allá y por continuar en la labor de analizar las aportaciones de la competición en los recintos deportivos,  los estamentos del deporte, el público y los medios de comunicación.

 

Un trofeo para las ciencias del deporte

La mayor parte de mi obra ha sido pensada o escrita en Asturias porque ha sido capaz de crear un clima favorable para ser Libre como el mar, según cantaba Nino Bravo, y para aplicar miradas divergentes que generan nuevas creaciones.

Mi gratitud por el Trofeo Rey Pelayo, que también es de todos los presentes y ausentes que hicieron posible esta aventura y la difundieron  en diferentes formatos. Suena al fondo As time goes by. Es hora de tumbarse en el suelo, como antaño, para leer con la ilusión de la mirada infantil la revista de la Gala del Deporte Asturiano 2014 y las informaciones de La Voz de Avilés-El Comercio.

 

Cómo se cita este artículo

CASTAÑÓN RODRÍGUEZ, Jesús: “Asturias o la fuerza de la vida”. Idioma y deporte [en línea]. 1 de abril de 2015, número 171. [Consultada: 1 de abril de 2015]. Disponible en Internet: <http://www.idiomaydeporte.com/resenas/asturias-o-la-fuerza-de-la-vida.php> ISSN: 1578-7281.