Reseñas >> Literatura >> El fantasista, de Hernán Rivera Letelier

Reseña

El fantasista, de Hernán Rivera Letelier

Jesús Castañón Rodríguez

RIVERA LETELIER, Hernán: El fantasista. Madrid: Santillana, 2010.

En 2010, la editorial Santillana ha publicado El fantasista, una novela de tema deportivo escrita por el autor chileno Hernán Rivera Letelier.

Sitúa la acción en la salitrera Coya Sur, un campamento a punto de cerrarse que está formado por seis calles de tierra ardiente, un cine con agujeros en las paredes para que los niños pobres vean la película y una cancha de fútbol en el que las líneas están pintadas con salitre, en vez de con cal.

Un futbolista extraño

La novela relata el paso de la gira de Expedito González "El Fantasista del balón" por el lugar días antes del último partido que disputará antes de desaparecer la ciudad. Originario de Temuco, hijo único cuya madre murió en el parto y aficionado al equipo profesional de Green Cross, desarrolla un "número artístico-malabarístico-deportivo" con evoluciones que viene ejecutando desde los cinco años mediante un control progresivo del balón con las diferentes partes del cuerpo, desde la cabeza hasta llegar a los pies, gracias a una pelota de trapo, una de plástico, una de verdad usada y descosida que le regala el club de su ciudad y un balón blanco que le proporcionaron en un programa de televisión.

Entusiasmados con su exhibición, los habitantes de Coya Sur intentan convencerle para que juegue con ellos el último partido, antes de seguir su gira hacia Iquique. Apelan al recuerdo de Lito Contreras, jugador del Green Cross enterrado allí, y después intenta fugarse al no poder cumplir su promesa de disputar el encuentro por un problema de salud.

Ante esta adversidad piensan en él para que vista los colores de Coya Sur con el fin de desanimar psicológicamente al rival, pero la acción toma un giro inesperado cuando su pareja, la Colorina, le desdeña. Sumido en alcohol, salta a disputar el encuentro y al encarar la meta rival con el balón pegado a la cabeza recibe una patada salvaje que le produce una estrangulación inguinal que termina en un penalti que transforma Tuny Robledo.

La pampa del fútbol

Entre remolinos de arena que lamen piedras, cementerios de sepulcros abiertos, cruces y coronas de lata oxidadas por el salitre y tormentas eléctricas con granizo, El fantasista también es una obra coral que retrata la vida de la pampa. Presenta la capacidad de observación de la gente, gracias al entrenador Agapito Sánchez, que adivina el rendimiento de los jugadores por la compra que realizaban sus mujeres. Glosa a la mujer brava con la Loca Maluenda, líder de la hinchada femenina que celebra los goles lanzando puñados de tierra al aire y rescata a su marido enyesado en un hospital de la localidad rival. Capta los espíritus con el cura Zacarías Ángel, declarado enemigo del fútbol al que combatía desde los sermones, tras haber sido lateral derecho en el Deportivo Santa Luisa. Se sonríe con curiosas coincidencias, caso de los solteros con nombre de guerreros araucanos o del equipo de la zona que tenía en su alineación a Aquiles, Odiseo y Hércules.

Describe la afición popular al fútbol con pichangas corriendo a través de la pampa o encuentros informales en los que participaba todo el pueblo con calamorros de seguridad industrial, alpargatas de cáñamo o simplemente corrían a pata pelada con una temperatura ambiental de cuarenta y seis grados. Y recoge su algarabía con las broncas con los vecinos, en especial con María Elena o Coya Norte, ciudad con la que la rivalidad deportiva también alcanzaba a baloncesto, rayuela y boxeo.

En este ambiente, llama la atención la singular fuerza de dos ritos: hablar y amar. Nada estaba completo si no se recreaba con palabras, no se contaba a la gente para compartirlo. Esta función del auxilio de la palabra para el deporte corre a cargo de Cachimoco Farfán, loco que hace de periodista imitando al relator Darío Verdugo, chupa un limón tras otro y emplea un tarro de leche apolillado como micrófono para recordar los momentos más destacados con una original forma de expresión que mezcla giros deportivos, interjecciones sicalípticas, términos médicos y cotilleos del pueblo.

La necesidad de amar de los jugadores antes de los partidos encuentra su expresión en la relación casta de Marilina y Tuny Robledo y en la jugada de amor que quiere realizar Choche Maravilla entre el punto de penalti y la portería. Son instantes en los que "el gol que huele a ángel, a música y a beso", en expresión de sus protagonistas.

Epílogo

La obra destaca la fuerza y la música del viento, que abre y cierra la novela para determinar el carácter, resaltar el olvido. Según ha comentado en alguna ocasión el jugador internacional chileno Iván Zamorano, al evocar a su padre ausente en los partidos, el fútbol es una fuerza irresistible como el viento: no se ve, pero se siente. Y en este sentido, El fantasista aporta la brisa de la trascendencia del fútbol en la vida de la gente, su forma de ser y en la manera de superar las adversidades.

Y para el idioma es un constante juego de lenguaje, humor y fantasía gracias a los relatos de Cachimoco Farfán al final de cada capítulo y a los términos que inventa para designar acciones: el papanicolau para el túnel o caño, el pase al callo cuando se ejecuta con precisión, la pecosa para referirse al balón de color marrón, el gol fosfolípido o electroencefalogramático si es espectacular o fenomenal…

El autor

Hernán Rivera Letelier es un escritor chileno especializado en novelas y cuentos, cuya obra ha sido publicada en Alemania, España, Francia, Grecia, Italia, Portugal y Turquía. Galardonado con el Premio del Consejo Nacional del Libro y la Lectura de Chile en 1994 y 1996 y con el Premio Alfaguara de Novela en 2010 en España, desde 2001 es Caballero de la Orden de las Letras, distinción que otorga el Ministerio de Cultura de Francia.

 

Cómo se cita este artículo

 

CASTAÑÓN RODRÍGUEZ, Jesús: “El fantasita, de Hernán Rivera Letelier”. Idioma y deporte [en línea]. 8 de septiembre de 2010, número 120. [Consultada: 8 de septiembre de 2010]. Disponible en Internet: <http://www.idiomaydeporte.com/fantasista.htm> ISSN: 1578-7281.